Exiliada acosada por el poder pide justicia para retornar al país

Hace diez meses tuvo que abandonar el país y pedir refugio a las autoridades del Uruguay luego de que la jueza Lici Teresita Sánchez resolviera declarar su rebeldía ordenando su captura internacional de manera totalmente ilegal, según una auditoría de la Corte. Se trata de María Belén Whittingslow, quien se siente acosada por el poder que ejerce el miembro del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, Cristian Kriskovich, a quien señala como el responsable de que la acción de inconstitucionalidad no se resuelva, y por ende no se anule la orden de detención que pesa sobre su persona.

Whittingslow habló para Primer Pliego desde el Uruguay donde permanece refugiada desde Agosto de 2019. “Si bien aquí (en Uruguay) me recibieron y me tienen de la mejor manera, la angustia de vivir lejos de la familia y de los amigos que dejé en Paraguay es cada vez más grande y lo peor de todo es que siendo yo la víctima del poder de Kriskovich, él se encuentra tranquilamente en sus funciones mientras yo tengo que estar refugiada”, manifestó Belén.

Añadió que siente el acoso del poder que desde el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados ejerce Cristian Kriskovich sobre quienes deben decidir su caso en la justicia.

“Hace nueve meses que la Corte no resuelve la acción de inconstitucionalidad que hemos planteado a la resolución de la jueza Lici Sánchez que me declara en rebeldía sin siquiera haberme notificado de la audiencia a la que supuestamente no acudí para declararme rebelde”. “Esa misma resolución fue analizada y declarada ilegal y antijurídica por la Auditoría de la Corte Suprema de Justicia que recomendó incluso enviar a la jueza Sánchez ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, pero hasta ahora ni siquiera se ha constituido el Tribunal que debe atender nuestro planteamiento como tampoco ha pasado nada con relación a la jueza Sánchez”, dijo la joven que en el 2014 acusó a Cristian Kriskovich de acoso sexual siendo este último su profesor en la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción.

Recordó que el que preside hoy la Corte Suprema de Justicia, Alberto Martínez Simón fue ternado por Kriskovich y es el mismo que siendo camarista votó en contra de Whittingslow y a favor de Kriskovich en una de las causas. “En una demanda que me hace Kriskovich por nada menos que US$ 450.000, Martínez Simón no quiso peritar mi celular, donde se iba acabar toda esta novela ya que se iban a corroborar los mensajes sexuales y depravados que, el hasta hoy docente de la Católica, me había enviado cuando era su alumna en la Facultad de Derecho”, sostuvo Belén.

Añadió que ahora que tiene que atender el pedido de inconstitucionalidad de la orden de captura internacional dictada ilegalmente por la jueza Lici Sánchez, fundamentado ya en la auditoría de la Corte, el ministro Martínez Simón se inhibe sin embargo anteriormente cuando iba a favorecer a Kriskovich no se inhibió.

Manifestó que, casualmente, todos los magistrados que actuaron a favor de Kriskovich en diferentes causas, fueron premiados por el miembro del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados.

“Asimismo la fiscal Teresa Sosa, sale a decir públicamente de que pedirá mi captura internacional, aun con una orden falsa, lo que demuestra que en vez de ser fiscal de la causa, en el caso compra notas de la Católica, más bien actúa como abogada de la Universidad y del mismo Kriskovich. Hay que ser bien claros en este tema y decir que la fiscal Sosa, egresada de la Católica, antes de asumir en la fiscalía, ella era socia de Cristian Kriskovich en el estudio jurídico de Marcelino Gauto, y fue colocada como agente fiscal cuando Marcelino Gauto era integrante del Consejo de la Magistratura”, expresó la refugiada.

“Todos estos hechos puntuales no hacen más que dar un claro mensaje: de que existe un poder por encima de la justicia que actúa impunemente y no importa quien sea, el que se enfrente a alguien que se encuentre dentro de esa estructura de poder, tendrá que afrontar las consecuencias por más de que tenga la razón de su lado”, advirtió.

“Mientras que el ‘galanteador y cortejador de alumnas’ siga como miembro del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, ningún juez querrá fallar en contra de su jefe o de la persona que tiene la posibilidad de limpiarlo de un plumazo. Es un acoso permanente del poder que no permite que se haga justicia”, sentenció Belén Whittingslow

Facebook Commentarios

Leer Anterior

FIFAGate: “El Presidente” revive el mayor escándalo de corrupción en la historia del deporte

Leer Siguiente

Delivery hasta la línea de frontera para reactivar el comercio en Salto y Pedro Juan

A %d blogueros les gusta esto: