¿Dónde están las causas de nuestros grandes males como pueblo y cómo podemos solucionarlos?

Sabemos que tenemos gobiernos corruptos, que profundizan las desigualdades sociales década tras década.

La concentración de la tierra en pocas manos es un hecho que se viene consolidando, así como la expulsión de los indígenas y del campesinado de sus tierras para dar paso al dominio de la economía transnacional, y al mismo tiempo eliminan nuestra propia cultura e identidad como nación.

¿Pero desde cuando pasa esto?  ¿Desde 1954? ¿Y qué hicimos para frenar estos acontecimientos? Actualmente tenemos una élite gobernante que tiene sus raíces en la propia dictadura, pero por qué? Están ahí porque fueron elegidos mediante elecciones democráticas, abiertas y libres. Cada 5 años, estuvimos eligiendo a los mismos y por eso tenemos esta miseria.

Seguramente están pensando que los eligieron porque no había alternativas políticas diferentes, lo cual no es cierto, porque si había y hay, pero nuestra ceguera social es tan grande que no nos deja ver otros caminos.

Frecuentemente escucho decir a la gente que no hay alternativas nuevas, porque siguen expectantes a que aparezca un poderoso líder y les salve, pero eso no va a pasar, y si aparece será para perpetuar nuestro sometimiento.

Entonces el problema no está en la clase política, sino más bien, en nosotros, el pueblo, porque tenemos creencias profundamente arraigadas en nuestra mentalidad social e individual y no nos deja que hagamos las cosas diferentes, siempre elegimos a los mismos verdugos mediante elecciones libres, nadie nos obliga a votarles y ponerles en el poder, pero ahí están.  

Tampoco la causa de los problemas está en los medios de comunicación que maquillan datos y tergiversan la realidad, porque nadie nos obliga a escuchar o leer esa noticia y, a creer en esas informaciones.

¿Cuántas veces escuchamos decir que los campesinos son pobres porque son ignorantes o que los indígenas no quieren trabajar por eso mendigan, y cómo van a prosperar o trabajar si les sacaron las tierras? Son discursos falsos que se instalaron en nuestras mentes. Los campesinos e indígenas tenemos conocimientos ancestrales que nos ayudaron a vivir mejor en el pasado y hoy casi están olvidados, porque nos despojaron de nuestra propia cultura.

Sabemos también que muchos compatriotas no participan en política, no votan, y se consideran apolíticos. Pero el ser humano es político por naturaleza. Si buscan el origen de esa palabra, ser político quiere decir, el arte de vivir en sociedad.

Necesariamente, todos somos seres políticos, y cuando decidimos no votar, estamos decidiendo perpetuar las desigualdades e injusticias y al mismo tiempo, condenan a sus hijos e hijas a vivir sin educación, a no tener hospitales ni tratamientos, les condenan a tener trabajos con salarios indeseados, a ser esclavos como hoy somos nosotros, esclavos de un sistema corrompido.

Entonces, vemos que las causas de los problemas no son los políticos tradicionales, sino más bien nosotros el pueblo, porque uno cuantos eligen y el resto decide no elegir, y por omisión dejan que se enquisten en el poder perdiendo así cualquier futuro que pudiésemos tener.

Por lo tanto, debemos romper esas creencias internas que no nos dejan evolucionar, y si creen que no hay una alternativa política capaz de representar el cambio que necesitamos, entonces porqué no empezamos a construir entre todos una nueva opción.

Si además creen que no existen lideres o lideresas honestos y transparentes entre la vieja política, qué estamos esperando para crearlos de entre nosotros, porque lideres y lideresas no nacen, solo se hacen, dejemos de esperar que vengan a salvarnos, porque no vendrán. Solo nosotros tenemos el poder de salvarnos.

Tomemos el control del destino de nuestra nación, superemos esa barrera del individualismo, porque eso no sirve para nada, y los aficionados al fútbol saben que solo se gana trabajando en equipo.  Separados y solos somos débiles e indefensos y eso le conviene a la casta que nos domina y oprime.

Compatriotas, despertemos de nuestro largo sueño y saquemos el polvo que tenemos acumulado encima. Estamos listos para luchar y construir esa nueva alternativa política que estamos necesitando.

Tenemos la posibilidad de romper con las causas de nuestros mayores males como sociedad porque esas causas, están en nosotros, si nosotros cambiamos, cambiará la realidad que nos rodea.

Escrito por Ana Leydis Jiménez de Molar. Politóloga y escritora. Presidenta del Partido político Katuete.

Facebook Commentarios

Leer Anterior

Padecimientos laborales de una exmisionera mormona

Leer Siguiente

Crónicas para el futuro

A %d blogueros les gusta esto: