1° de marzo una fecha que nos recuerda un amargo pasado y un presente desolador

Escrito por Ana Leydis Jiménez de Molar. Politóloga y escritora.

Entre los años 1864 y 1870 Paraguay y los tres países signatarios de la Triple Alianza -Argentina, Brasil y Uruguay protagonizan un conflicto único por su duración, el número de víctimas y sus posteriores consecuencias. Un acontecimiento, que destruyó todo el tejido económico, social, político y cultural de Paraguay.

Tanto es así, que se aniquiló a toda la población patriótica, heroica y siempre firme para defender a la patria.  Actualmente, es difícil de encontrar instituciones y dentro de ella funcionarios y gobernantes que estén exentos de caer en los brazos de la corrupción.

El patriotismo de los gobernantes de un país se refleja en sus esfuerzos y sobre todo en los resultados obtenidos en sus gestiones para tener un país próspero, con sus habitantes empoderados, sin la existencia de castas o elites dominantes como ocurre en nuestro país.

Hoy, 1 de marzo, se celebra, por supuesto, pero todo es papel mojado, todo queda solamente en las intenciones y en las palabras, la realidad se refleja en su propio espejo, que nos dice que tenemos un país empobrecido, con un sistema económico basado en el agronegocio y la constante descampesinizacion, unas infraestructuras deplorables porque se construye con lo peorcito que se tenga para hacer la repartija entre los amigos, un sistema educativo que se desmorona, con escuelas ruinosas.

Un sistema sanitario público que se encuentra en unidad de terapia intensiva a punto del colapso. Unas instituciones públicas que no funcionan, con autoridades y funcionarios que han perdido la vergüenza para tocar lo que es público, es decir, de todos y todas.

Una democracia dominada por un partido único y mayor partido de la oposición que se desangran dentro de su propia organización. Y lo que es más grave, una población extremadamente pobre, por una parte, mientras que la otra, esta muy ciega como para querer ver lo que esta ocurriendo, y prefiere seguir cerrando los ojos, y de paso ser cómplices de la construcción social que hoy día se entreteje. 

1 de marzo, se recuerda a los héroes caídos en aquella Guerra injusta, pero más injusta es la trágica realidad que hoy nos envuelve todos los paraguayos y paraguayas. ¡El segundo país más corrupto en Latinoamérica, y bien podríamos ser los primeros!

 Ay Paraguay! ¡Si pudiéramos renacer a los héroes de aquella época que dieron sus vidas por el futuro de nuestra nación! O por lo menos si pudiéramos tomar conciencia colectiva que la construcción de un país es responsabilidad de todos sus habitantes, y más aún, cuando se trata de sistemas democráticos, como es nuestro caso.

En honor a nuestros héroes caídos, hace 151 años, compatriotas paraguayos y paraguayas, en estas elecciones municipales que se aproximan, así como en el 2023, por lo menos podríamos votar diferente y castigar a los corruptos que desde hace años nos vienen privando de un país decente y glorioso. Es la única fórmula para intentar forjar un mejor futuro a nuestra nación.

Facebook Commentarios

Leer Anterior

LA DESIGUALDAD ECONÓMICA QUE AFECTA A LAS MUJERES: Un problema social que solo puede solucionarse desde el Estado

Leer Siguiente

Arrancó el año lectivo 2021, en modo Covid, en medio de incertidumbres y manifestaciones

A %d blogueros les gusta esto: